Henry Oquendo

Esperando la realidad

Era un hombre de verdad

con alas y ojos de metal

plomo liquido y bosal

prevenido de ignorancia primitiva

como los asnos como los cuervos

silencioso y abstracto de dos patas y amor escaso

brillaba solo en la noche

en el dia andan los muertos

la recamara en la mente tan estrecha

de diez ladrillos un poco incoherente

unos ojos sin fondo demarcarian el desprendimiento

del arquetipo de valor, la querella y el dolor

es un juego donde duerme un dragon

es una pesadilla de un solo color

un dia claro y otro oscuro

con la parafernaria colgada en de universo paralelo de dolor

abriendo el desierto , corriendo en el

no es mas que la percepcion

el deceo  por beber 

el elixir derramado en la arena

era un hombre de verdad con cara  de verdad

con voz silenciada esperando la realidad.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.