Mallez

Al despertar

 

Amor, ¿Dónde estás ahora que despierto
de mi incólume sueño por la mañana?
cuando ya ligero me saludaba el viento
y te buscaba entre las tibias sábanas.

¿A dónde te has ido? Aún queda fuego
guardado desde la madrugada.
Sigamos juntos para despedirnos luego,
cuando tus locuras con las mías se extrañan.

¿A dónde volveré mis ansias inquietas
cuando añoro las benévolas caricias
que hacíamos sobre nuestras siluetas
mientras la noche transitaba sin prisa?

Deja que te llame en el silencio, sin reproche,
mientras del día las horas son tempranas
y me abrace al recuerdo de aquella noche
cuando de amarnos teníamos tantas ganas.

Pero ya no estás. Caminaré hasta la ventana
y entre las cortinas que el viento levanta suaves
miraré a aquel nuestro lugar, aquella nuestra cama,
esperando acudir presuroso cuando tú me llames.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.