pupykuba

¡Concédeme esa fortuna!

En el fondo de tus ojos
brillan fugaces estrellas
cuando ante mi te presentas;
siento cantos de sirenas
cuando a mi lado te encuentras.

Muestras tu bella sonrisa, 
pero no dejas pasar
el sol de tus gratos ojos
para con él calentar
el alma que te idolatra,
siempre y en todo lugar.

No sé si quieras forzar
al tenor de las palabras
las acciones por mi parte; 
pero le debes de dar
acceso a mi corazón
para que llegue a adorarte.

Sabes que tiemblo de gozo
cuando tus hermosas manos
se frotan junto a las mías,
no existe mañana fría,
el corazón se alborota.

Anoche soñé que estabas, 
inmersa en una sonrisa,
mientras iba recorriendo
con los labios tus delicias.

El calor que despedías
quemábame el corazón
mientras que yo recorría
tu candente malecón.

Entre exquisitos quejidos
penetré la fortaleza
bañada en cálido néctar,
gozabas mientras gozaba
recargando la escopeta.

Intenso fue el frenesí
al que llegamos los dos
tras la encarnizada lucha,
nadie quedó derrotado,
después fuimos a la ducha.

Tengo que enfrentar el miedo
que me inspira tu hermosura;
quizá bajo de la luna
anheles lo que yo anhelo.

Te invito a pasear conmigo
tu belleza ante la luna,
espero que de tus labios
brote un Sí cuando lo pido:
¡Concédeme esa fortuna!
 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.