Hugo Blair M.

PIEL CANELA

 

 

 

 

Atento estuve anoche a tu mirada,

y en mi mente, tatuada se quedaba

tu radiante mirada de ternura,

con tus pomposos ojos marrulleros.

 

Alucinado con tu piel canela

palpite con las olas de tu imagen,

y callado te observe con encanto,

mientras tú, me tentabas a tu antojo.

 

Tu aroma que sentí de gran fragancia,

es volátil esencia de mi éxtasis,

esa que fue excitando mis sentidos,

 

y en cántaro guardaré tus suspiros,

de irresistible encanto que me nutre,

ya serán la reserva de un buen vino.

 

 

 

Hugo Blair M.

Todos los derechos reservados©

 

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Las palabras salen de los recuerdos como el agua brota del manantial de la misma vida estimado señor..
    Un abrazo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.