Wellington Rigortmortiz

* El Mago Blanco y La Bruja

Un amor devastador

se rige sobre la tierra,

los elementos manipulados

son emisarios

de tribulaciones y bienestar,

un niño alquimista

reside en el interior

del espíritu

de un poderoso vidente,

crueles fueron

todos sus maestros

al ocultarle la magia

que su alma

jamás puede controlar,

traidores y desleales fueron

al entrenar

en las ciencias ocultas

a la antítesis de su ser,

preparada ya está la rival

cuyo poder

no radica en sus conjuros

sino en la magia negra

de su umbría esencia.

 

La Espada

de la Diosa de los bosques

le fue concedida al Mago,

solo ella, es reconocida

por los elementos y cada

ser vivo reinante en la tierra,

solo ella, en su espíritu

posee el poder de la razón;

del fondo del averno,

el príncipe de las tinieblas,

su báculo le cedió a la Bruja,

el mismo encierra

el poder fantasioso del mal,

enfrentados inconscientemente

la distancia los mantuvo

ajenos al conocimiento previo

de sus cuerpos, de sus almas;

dioses, semidioses

y sus maestros, en constantes

pruebas de vida, inquietan

a la muerte a que los cobije

bajo su manto,

ambos inocentes de la existencia

de cada uno, recorren

valles, bosques, comarcas,

lagos, mares, continentes,

desiertos y reinos,

Él, colmándolos de sabiduría,

armonía y paz, …Ella,

caotizándolos, atestándolos

de dolor, miseria, hambre,

muerte y terror,

el preludio de una gran batalla

los invocó a conocerse,

a mirarse, …ignorantes

del poder

de la verdadera magia

que reside en sus almas

y, presa del calor abrasador

que solo el cruel

sentimiento del amor provee,

a merced de su dulce guadaña

rendidos cayeron

siendo sus exquisitos esclavos

en el odio, envenenados

por un cariño, por una pasión

inexplicables, …la guerra

de los poderosos hechiceros

está por comenzar, el principio

del fin, al bien y mal adquirido.

 

En una noche

que envenenada

su brisa fría se entibio

con un danzar y respirar,

lujuriosos los dos, Ella,

invadió el corazón del bosque

donde El Mago adquiere

su poder, mirándolo todo,

detenidamente su alma

se dejó cautivar

por un conjuro diferente

que Él desconocía,

aquel que jamás

necesita de palabras,

aquel, que no es sonido

que sale de los labios, aquel,

que tiene el poder del alma

porque es la misma quien

emerge del interior

para construir o destruir

todo cuanto le rodea

o siente es amenaza;

la danza sensual

advierte la  presencia

del espíritu al vidente,

su desnuda figura

lo reta a un duelo de pasión,

de aberración y de amor,

seducido El Mago,

en un mantra excitante,

inflamable transforma

el aire que La Bruja respira,

la cual, al abrir los ojos,

tiene en frente

la esencia del Mago

aprisionando su cuerpo,

fuego y agua

buscan fusionarse, así,

la luna, los viejos robles

y nogales, testigos fueron

de una lucha desbordante

de los cuerpos, de las almas

sobre el manto gris de la muerte.

 

Ignorantes del poder

de la verdadera magia

que reside en sus almas

y, presa del calor abrasador

que solo el cruel

sentimiento del amor provee,

a merced de su dulce guadaña

rendidos cayeron

siendo sus exquisitos esclavos

en el odio, envenenados

por un cariño, por una pasión

inexplicables, …la guerra

de los poderosos hechiceros

está por comenzar, el principio

del fin al bien y mal adquirido

…en el siglo VI de nuestro Señor,

las fuerzas del bien y del mal

se enfrentaron, las almas nobles

ascendían al firmamento

dejando en el campo de batalla

sus pesados cuerpos,

su tibia sangre, sus recuerdos,

sus esposas, sus hijos

y todas sus armas,

los hechiceros se enfrentan

en lo alto

de la Montaña del Destino,

…mortalmente heridos,

debilitados por los conjuros

y su magia, el amor emana

el aroma de su sangre plateada,

mirándose fijamente, prisioneros

cada uno en los ojos se encarcelo

en sus respectivas almas,

…traicionado fue El Mago

al ser besado por La Bruja,

pues en ese mismo instante

con su mano le perforo el pecho

extirpándole el corazón,

en el mismo instante, El Mago,

súbitamente en ese beso absorbió

todo el poder del alma de La Bruja,

y en un meditado conjuro silencioso

con el poder de sus manos

la transformo en piedra.

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Las estrofas salen del sentimiento como el agua brota del manantial de la misma vida estimada seƱora...
    Un placer su lectura...
    Un abrazo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.