José Moscoso Vega

Valorando.

Las aves me regalan un concierto,  de tonos suaves celestiales,  las miro volar con elegancia,  entre el verde de los matorrales.

 

Y llena mi alma los detalles,  como un río refresca en sus caudales, al ser que las penas a calado, y profundo se encuentra lastimado.

 

Despacio camino en el jardín, admirando los lirios y las rosas,   entre encendidos colores y aromas,  entre flores tiernas y hermosas.

 

Y pienso que no todo en la vida,  es pena o dolores tormentosos,  que igual que flores hay amores,  como perlas son tesoros muy valiosos.

 

Contemplo en las tardes arreboles, con dibujos del pintor de los cielos, y  hermosas siluetas a lo lejos,  de  aves que marchan entre vuelos.

 

Y si algo quedaba de tristeza,  termina al mirar tanta belleza, y me siento feliz y agradecido,  por la vida que Dios me ha permitido.

 

Por si acaso quedaba alguna duda,  a mi niño suave yo le llamo,  y aparece entre risas entre  cantos,  y me besa y me grita ¡yo  te amo!.

 

  1. Moscoso.

Derechos de autor reservados.

José Antonio Moscoso Vega.

Costa Rica, Puntarenas, Corredores.

10 de diciembre 2016.

Comentarios2

  • El Hombre de la Rosa

    Las estrofas salen del sentimiento como el agua brota del manantial de la misma vida estimado José..
    Un placer su lectura...
    Un abrazo

  • José Moscoso Vega

    Gracias, es un gusto amigo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.