h b k

el último cordero



... y el cordero enloqueció

el naufrágo lo abrazaba

mientras el horizonte silbaba

y el día se moría

 

... y a pesar de todo

la esperanza seguía

mordiendo los corazones

de los pobres abandonados

 

...y había lloviznas de vez en cuando

el astro caliente enfriaba el ocaso

sus risas estaban empapadas de lágrimas

y sus lágrimas reflejaban desequilibrio

 

... y el cordero era el último cordero

y el tiempo no era perfecto

estaba en penumbras y apurado

y el cordero enloqueció...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.