jorge enrique mantilla

ESPOSA MÍA

ESPOSA MIA

 

Te anhelaba tenerte, desde un principio presuroso

Hoy te tengo por siempre junto a mí, preciosa

Espero recorrer toda una vida y compartir contigo

Momentos sin finales, de abrigos que persigo, grandiosa

 

Llegaste a mi siendo joven, bella misteriosa

Maduraste junto a mí, de su belleza orgullosa

De sentimientos que enamora, generosa mariposa

Me entregaste tú alma, majestuosa, esplendorosa

 

Tus palabras, son sonidos de amor, de ecos que soñé

Voces de presencia, que ilusionan quereres que forjé

Silencio en las miradas, de picardías de reojo llevaré

Sentimientos que perduran, sin sueños que por ti, recordaré

 

Te pienso en días de rayos de sol abrasador

Te necesito en noches de luna encantador

Te quiero en las madrugadas, ardientes de pasión

En las mañanas que nos despierten unidos, los cánticos de un picaflor

 

Tus caricias me despeinan, con un beso que confieso

Tus sonrisas, alegran el espíritu maniatado y preso

Tus sueños me ilusionan, verte como diosa coronada, admirada

Tu cuerpo arde en llamas de pasiones, sin quejidos, recordada

 

Las lágrimas que derramas, van llenas de sentimientos y amor

Van cargadas de minerales que alimentas el idilio encantador

El llanto que enamora de risas y abrazos en todo su furor

El amor se desborda en luchas de vertientes, del cuerpo agotador

 

Te quiero dentro de mí, para adorarte y saciarme de ti

Llenarte de pétalos de flores que adornen tu cuerpo de aromas

Verte resplandeciente de alegría, júbilo de canción que entonas

Construirte un castillo para tu felicidad de caricias que me enamoran

Promesas de sueños, idilios de amores, espero por siempre me perdones

 

Joreman” Jorge Enrique Mantilla

Bucaramanga marzo 25-2017

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.