POETA SALVAJE

Amor Marino...

Volví a la playa,
Aquel mar que te tanto me abrazaba.
El viento me acariciaba y las olas venían a mi encuentro,
cuando una voz de mujer me susurraba por dentro.

Aquel mar inmenso cuyas olas salvajes golpeaban
ferozmente contra las piedras,me recordaron lo mucho que te amaba.
Aquella voz de mujer que me hablaba apareció de repente,
contemplando el mar esa voz desapareció pero aun sigue resonando en mi mente de manera inconsciente.

Pasaron las horas,se hizo de noche.
Las estrellas aparecieron y los recuerdos a mi encuentro vinieron.
Vinieron porque quisieron que despierte de mi sueño,
Quieren que recuerde tu amor a pesar de nuestro adiós.

Me dormí en la playa bajo la luz de las estrellas y la luna,
el sonido del mar y el ruido de los animales marinos
eran una bella melodia o cancion de cuna,
Esa cancion marina me regalaba frescura y armonía.

Al día siguiente cuando desperté a vi una bella joven que salia
de entre las olas. Se acercaba a mi despacio... paralizado me quede mirándola como hipnotizado por su belleza y su figura de princesa.

Ella con voz dulce me hablo y me dijo:
-Oh joven al que tanto han lastimado,
soy la princesa de este mar al que tanto has admirado,
vine a llevarte conmigo porque tu eres parte de mi destino.

Algo confundido sin saber que responder solo le pregunte,
por qué me has elegido.
Solo las personas con corazones puros y que conocen el dolor
son capaces de lograr milagros que tienen que ver con el amor,
me respondió.

En silencio casi a punto de llorar la abrace y cerré los ojos por un instante, cuando de pronto siento sus labios junto con los míos.
Su beso tenia sabor a mar,
Casi como un sueño del cual tenia miedo de despertar me fui con ella rumbo a las profundidades de su mar.

Ahí me esperaba lo que tanto había soñado contigo,
un amor profundo que va mas allá del destino,
ahora comprendo que irte no fue para mi una herida y un castigo.
Tu abandono fue el inicio de algo tan hermoso que esto es solo el principio,

pues mi corazón ahora tiene otro amor y late enloquecido,
la princesa del mar me ayudo a mis heridas calmar y me enseño que se puede volver a amar.Juntos por siempre viviremos en la ciudad de las profundidades del mar nadie nos podrá separar...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.