diego leonardo

para no perder la costumbre

camina contigo de no si
auguria nudos abriendose como caleidoscopios
sin parar esta sinapsis
dimensiones miles cortemos la brecha
denota abrigo el cielo cinza
y tejados fuman para calentar sus orejas
hay cuantas cárceles en pequñas piezas
microscopico universo encerrado
corpuscalares fantasías en pisos de avellanas

de entre los seres me derrito 
por las miradas atrapantes
quiero mirar sus delitos 
todos cautivantes

ese afán de preyectarse
representome
en un espejo que gana millones de amaneceres pero no puede derramar ni una gota de sol
es millonario mi don y los cuescos son más reales que el dinero


que tu y yo juntos
de qué estilo me hablas

alguna vez pararás de atrapar con esmero el mundo perfecto
cesará tu reflejo, me pregunto.

ironías de la vida

esa necesidad de las partículas
de andar juntas
como las personas


reniego de los sólidos alma mía
no quiero más mirarlos a la cara.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.