Jorge Venegas

AQUEL ROSARIO DORADO

Aquel rosario dorado, 

en la cual con el paso de los años

sería usado por aquellos niños

que han dejado un gran amor en su pasado.

 

Todos fervientes a aquellos rezos

en donde suspirábamos unos momentos.

Aquellos que soñamos con ser beatos,

y nos bastarán muchos esfuerzos.

 

La Biblia, palabra transcrita

que no espera ser leída

más bien vivida

y se vuelva mi fiel confidenta.

 

Me encomiendo al Todopoderoso

y le clamo la más amarga letanía,

que evite toda advertencia

y me convierta en el ser más escrupuloso.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.