Míriam

Etéreo


Embriagado tiempo
occiso vagabundo
de la muerte,
de la vida,
del amor.
Sobrio destino
fogoso sedentario
de mi sueño,
de mi alma,
de mi corazón.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.