Míriam

Inmarcisible suplicio



De una pedrada rompe la noche

la primera estrella perlada,

de una pedrada rompe el silencio

la primera bala homicida.

Respira el miedo de las flores

al metal sucio que llora,

vive con el aire amedrentado testigo

de incoherentes homicidios al alma.

Trenzas inocentes, juguetes ajenos

a penas ardiendo en infiernos

encarnados de odio,

barquitos de papel huyendo del

polvo asfixiante,

del tapiz de miedo ensangrentado,

hacia la costa, utopia de

calma, perdida en el horizonte,

último recuerdo tragados por las

olas famélicas.

Cabrilleo asesino de masas, ojos

cerrados al tiempo,

al amor,

a la muerte,

 

a la vida.



Dolor ajeno dolor perdido,

dolor consciente, corrosivo,

asesino,

    permisivo,

         corrompido,

                  omitido,

                      perdido,

                            hambriento,

                                      instintivo,

 

                                            dolor,

                                            dolor

                                                    vívido,

                                                              adorado.














Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.