an4rchos

No Raza

Cuando la tierra de la espada viene a buscar,
Tierra de cazadores ha de encontrar
un genovés se hizo vociferar
A la reina de Castilla supo cautivar

Cuatro viajes y después colonizar
Una península sumida en la guerra
a sus hombres llevaron a la conquista
y llevaron la guerra con su obrar

De los Grandes Lagos a la tierra del fuego,
Católicos romanos y sus contrarios,
Llevaron su Dios que trae amor y fuego
a espada llegó la fe de los delirios

La América se partió en pedazos,
La Abya Yala que se formó del tiempo,
dividir por color era el pasatiempo
lo que la naturaleza formó de sus brazos

Grita lo que quieras por tus colores,
No existen, no existen,
Alaba lo que quieras tus fronteras,
No existen, no existen.

Tú, que encuentras bendición en la ignorancia
y vergüenza en la realidad,
escondes tu vida entre mentiras
¿Cuando te amarás de verdad?

Somos uno sólo y somos muchos
¡Que ni Dios mismo se atreva a separarnos!
Porque la vida nos ha hecho vivir juntos
Somos muchos y cada quien es uno

No me confunde vivir en dos mundos,
No hay dolor que no pueda aguantar
mi mente más clara, no habrá de dudar
No razas, no fronteras, solo seamos justos.

Así cantaba León Felipe:
Poetas, nunca cantemos
la vida de un mismo pueblo,
ni la flor de un solo huerto.
Que sean todos los pueblos
y todos los huertos nuestros.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.