Jose Vale Amesty

ENTRE MIS PENSAMIENTOS Y EL SILENCIO

E N T R E M I S P E N S A M I E N T O S

Y EL S I L E N C I O

En este espacio inmenso y misterioso
entre mis pensamientos y el silencio
hay un coro de voces muy lejanas,
hay multitud de voces que me cantan
me obligan a interpretar su melodía
y hacer que los demás sueñen y rían.

Ese coro de voces siempre dice
que debo demostrarles que la vida
está llena de cosas tan pequeñas
que por ende, son desapercibidas,
y que en ellas, en formas muy sutiles
tiene el hombre respuestas a sus miles
de dudas, miedos y equivocaciones.

Es en lo complicado de las cosas sencillas,
en la grandiosidad de las cosas pequeñas
donde está la razón de lo increíble,
donde está ese por qué de lo que brilla.
Es allí donde está toda palabra
que en búsqueda empeñosa nos lanzamos.
Es allí donde yace, ¡oh maravilla!
de los dones, el don….abracadabra
del centro del problema que iniciamos
cuando abrimos de Gnosis la portilla.

Nunca enfrentemos con ardoroso afán
los problemas incógnitos del alma.
Empecemos, en cambio, con gran calma
de algo que, por pequeño sea un hilván,
el punto de partida, la cabeza de puente
que siempre ha de llevarnos sin premura
a mostrarnos la forma, la estructura
del misterio que bulle en nuestra mente.

En las cosas pequeñas y sencillas
dispuso Dios esconder las semillas
de lo que por mas simple es mas grandioso,
de lo que el hombre necio, es temeroso,
hasta que queda libre su intelecto
y se acerca a la luz. Mira sin ojos
la mas pura Verdad de la que está formado.
Y que al buscar dentro de si, ve con sonrojo
que es allí donde reside lo perfecto.
Y es en nosotros mismos, donde está, ya resuelta
la incógnita vital, sublime adivinanza,
que somos de Su imagen semejanza,
y que cuando termine nuestra vuelta
seremos parte de El, parte pequeña
pues, ya murió la carne, el alma es dueña.

Jose Vale Amesty



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.