Julián Manuel

Lo que ÉL no sabe es que ELLA es feliz con tan solo verlo

Tú,

hombre que conquistas interminables

fragancias de sueños dormidos,

aromas de ideales conquistados,

aromas dormidos. 

Tú que viajas con la luz de tu amanecer

por los horizontes del amor.

Tú, con tus dudas constantes,

tu otoño eterno de alma

de caminos pedregosos.

Tú caballero, que apareces con

tu caballo blanco, por tu paso

fragancias de vientos silenciosos,

despertando a los árboles dormidos

junto a tí mi primavera.

Con tu perfume mi esencia.

Cantos de unas flores desnudas,

Contigo mi primavera. 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.