Patrick Haroldo

Diferencias

Nos une el placer;

El vernos embelesados

Después de arder.

Dos mundos fuertes y separados;

Que en un acto intenso,

Quedan completamente desarmados.

 

No te gusta mi romance, para nada,

Pero sí que te presione los muslos para que gimas callada.

Sé que tampoco te gusta mi sofisticada labia

Pero sí que te llene entre los muslos de  saliva.

 

A mí, no me gusta tu sentido del humor.

Pero sí que te sientes sobre mí;

Y así, hagamos el amor.

Tienes una forma extraña de vestir.

Que desarmo cuando te puedo sentir venir.

 

Sabes que la formalidad se acaba

Cuando destruyo tu orgullo y te tengo arrodillada.

Pero creo que lo que más disfrutas como yo

Es nuestro lado sado y osado…

 

Como cuando te tengo de espaldas ante mí

Y te cojo la cola de caballo para atraerte hasta mí.

Sumergiéndome completamente en ti.

Una y otra vez; Jugando con ambos labios…

 

Viéndote a los ojos desde lo alto y sintiéndome tu esclavo.

Es extraño, como es que nos hace parecer bruscos,

El sonido de mis caricias a tus muslos

Y los masajes de tus uñas a mi espalda.

 

Tanto placer parece imposible sostener.

Pero el matiz del éxtasis

Se refleja en una erupción de sudor, cual lava de volcán,

Que espléndidamente te recorre y acaba en mí

Haciéndome desear devorarte una vez más.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.