angelillo201

De una santa y un paleto, nacieron los murcianos

Con que profundidad de asceta medita el ciudadano murciano de pura casta.

Estirpe nacida de un santa  y un paleto, que vive como un ajo de su huerta.

Casi de nada, para si, e indiferente a casi todo.

Aferrado a su silla de esparto en el campo, de la que no se levanta, aunque el mundo este temblando y venga una ola de fuego.

Allí, en su silla,  seguirá sentado hasta el final de los tiempos, con los ojos a la corrupción cerrados, y los brazos cruzados como crucificado.

Y cuando le pregunten al murciano por  lo que opina que pasa.

Se sentirá agradecido y bendecirá a los que le han robado hasta el aliento.

Angelillo de Uixó.

Comentarios1

  • Glomo

    Me he reído un rato, aunque no tiene puñetera gracia. Y ya no es que sea Murcia, Valencia o Madrid... es que aquí está todo muy podrido y no te digo que España, Francia o Italia, es que en este momento, ni un tal "Tato", que debió ser muy íntegro y honrado, se salva, en este mundo o en esta humanidad. Un saludo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.