Glomo

Despertar

             La vil estampa de tenerte a mi lado, 

             las cuerdas de tu arrojo en un reloj parado, 

             un tic sin un tac, un yo que no sabe qué hacer

             y un tú que suena sin tac, que dice, sí,  decir

             dice mucho, pero yo, que no sé, me apago

             sin vela que me ampare, me consumo. 

             Y son ciclones de niebla en vapor de saliva

             vieja, y son lazarillos de pasto en bocas

             ajenas como grandes rumiantes que mienten

             igual al tic (tu ojo izquierdo), como al tac 

             (tu ojo diestro), han centrado tanto su ojo

             ajeno que están inundados de lágrima inexacta,

             un desequilibrio que te llevará con él o con

             ella al foso por no llorar con ganas los 

             minutos y las horas enredadas en la zarza

             de tanto engaño, ese vuelco en la infinitud 

             de tu sonrisa, esa farsa en la larva del gusano, 

             la crisalida que algo más tarde, unos minutos 

             después de ese reloj que por fin no está quieto, 

             en ese foso que no era tuyo, te devorará el

            gusano que has criado dentro. 

             

            

             

Comentarios1

  • Ross4

    El engaño tiene sus propias espinas, un gusano lo viste y el mísmo lo desviste. No hay que esperar por el tic tac del tiempo para despertar!

    Buen poema.
    Saludos,
    Ross



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.