vinicioc4

Mi hijo Dios

cada día que pasa me encomiendo a mi dios.
a un dios mas cercano, que me conseguí en Quito
a un dios mas amable, menos misterioso,
mas desordenado,
un dios moreno, de labios presiosos,
de pelo ondulado y desparramado,
un dios con olor a hombre nuevo,
un dios con una sonrisa que contagia,
con unos dientes grandes, blancos, fuertes
las orejas de mi dios son pequeñas
pero escuchan mis intimidades,
los brazos de mi Hijo-dios son largos y sus dedos artistas,
la palma de la mano de mi dios es generosa, blanca y limpia
mi dios se viste de negro pero brilla hasta dejarte ciego,
los pantalones de mi dios se arrastran,
se arrugan y no se planchan,
las zapatillas son vistosas, con lineas fosforesentes,
los calcetines tienen olor a juventud,
los pies de mi dios son delgados, diafanos, inquietos y a ratos fríos,
a los pies de mi dios los calente, acaricie, mire,
¡me divertían los pies de dios!
mi dios tiene piernas fuertes, rapidas, con bellos negros
que dansan al compás de sus inquietudes
su pecho es ancho,
y tiene por dentro un corazón tan grade,
que parece que quiere salirse,
los latidos del corazón de mi dios
suenan como tambores con música lajana

El me protege,
porque me conoce y sabe mis deseos
mi hijo sabe lo que amo,
sonríe de mis pensamientos eróticos,
me alienta para seguir vivo
mi dios es nuevo,
mi dios es joven
mi dios es musulman
mi dios vive ahora en La─üyoune
a mí Dios le gusta el Sáhara Marroquí
Mi Hijo- Dios se llama Matias
no es verdad que ustedes sabian que se llamaba asi?
no es verdad ustedes también lo querían!!!
entienden ahora porque estoy feliz
me envidian ahora porque tengo este dios

HOY CREO EN DIOS

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.