Mallez

Atardecer

 

Vagan mis pies sobre la espuma
que nace de las blancas olas,
donde sonoro el mar rezuma
la paz cuando camino a solas.

Vertientes marinas desplayan
las huellas por donde camino,
y mar adentro ya se hallan
suspiros, congojas y olvido.

¡Qué suerte! Final del día.
Entre cielo y mar el sol se va
consumiéndose en la lejanía.

Otra vez mañana volverá.
Será de nuevo al atardecer
que a solas camine junto al mar.

Comentarios1

  • Alberto Acevedo

    excelente poema. Saludos desde Venezuela

    • Mallez

      Muchas gracias Alberto Acevedo. Se agradece mucho tu comentario desde esas tierras Bolivarianas.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.