G. Rasva

Como no quererte

 

Pero como no quererte mujer de pétalos grises,

Si con mirarte se deslumbra la mejor vista de esta ciudad,

Tan afrodisiaca como el mar,

Eres mi anhelo cuando me pierdo

Eres gentil con la vida y contigo misma.

Dame unos segundo más,

aprenderé a estirar cada momento a tu lado,

solo no dejes de darme tu mano,

dame tu beso más recóndito,

tu pedazo de vida más frágil

y lo hare perfecto

serás mi monumento de nieve,

el desliz de la locura hacia tu normalidad,

Te quiero de mil maneras distintas,

Pero todas sin ninguna no son nada,

Dame tus frías manos, yo las remojare en calor

A tus pies magullados, los sanare con algodón de mi amor.

Te quiero distante y locuaz,

Quiero que seas mi famélica vida misma.

 

Te quiero sin darme cuenta de ti,

Sin conocerte, sin darme cuenta de tu existencia,

Pasar desapercibido toda una vida y despertar a tu lado.

Como no quererte, eres la encarnación del sueño de un niño,

Eres mi aspiración, pero no buscare tu escondite,

Te dejare tan libre como el planeta  Marte,

Tan fuera de alcance de los hombres,

Serás la envidia de mis miedos,

La historia que nunca se imagino,

Y me veras caminar acercándome a tu lado,

Y serán tan libres, que no me encontraras,

Solamente tu libertad me consolara.

Mi amor incondicional,

Y al no reconocerte caminare,

Y serás tan querida como muchas otras más.

 

G. Rasva

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.