A. Martinez

Mes.

Tú, sed y sombra,
fresca luz,
vuelo que guardo
en las líneas de mis manos
canción que observa
desde la noche.

La transparencia
de tu cuerpo,
me cruzó de lado a lado,
y tu estatura quedó
medida en la puerta.

En una botella
dejé muchos besos mios,
los respiras a sorbos,
mientras se añejan
como tus caricias.

En los labios
quedan huellas;
nos sobrevuelan
destellos corporales,
dispersos en un mes
que no termina nunca de pasar.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.