Qzacoatl

Plegaria por Tí

Porque señor la busco a todas horas, si hasta ayer no sabia que existía,

si su silueta en sueños no aparecía, nunca escuche su voz y hoy tiemblo,

de oír su tenue sonrisa.

Cuando miro su rostro mis ojos se iluminan por el maltrato de su belleza,

y si a rozarme llegara siento en mi piel el desenfreno en mis venas.

Ohh estómago calma tus insectos, pecho frena ese alazan que enloquece mi cerebro,

por la fuerza de su enojo,

pies obliguen a las petreas columnas que brotan de mi tronco,

a sostener mi estructura, pues el terremoto de su visión, sin aliento me deja.

Porque Señor si hasta ayer no existía, hoy dejo de ser si no la tengo.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.