J.C.R

Soledad

Líneas infames dibujo

cuando en mi mente reina mi pesar.

Ausencia, pérdida, soledad.

Estas, sinónimas de oscuridad.

 

Las lágrimas que me llueven,

son como claros de luna,

salpicones de ácido.

No hay más, solo frío.

El viento no sonaba,

todo en silencio.

Solo se podía escuchar

mi corazón latir

y mis ojos llorar,

quemándome la piel.

El cuerpo me ardía

y mi corazón, marchito

como una rosa negra.

De espinas no me para

de sangrar el pecho.

 

 Ya no me queda nada,

solo una humilde vela

que me calentaba,

inherentemente de mi conciencia.

Quiero irme ya,

no esperar más a la tardanza.

Aunque la luz sea breve

en la noche,

jamás se apagará mi esperanza.

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    La maravilla de tu pluma borda las estrofas de tus geniales versos estimado J.C.R...
    Muy grata su lectura...
    El Hombre de la Rosa

    • J.C.R

      Muchísimas gracias El Hombre de la Rosa. Lleno de orgullo me hace sentir tus sinceras palabras un placer leer tus comentarios
      Un fuerte abrazo.
      J.C.R



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.