Inexistente

Tras los cerros de mi memoria.

Un pajarillo mensajero
es enviado por un Walt Whitman solidario
para alentarme -“Carpe Diem”- gorjea.

Pero todos mis días siguen velados
y así despuntan los otros;
(los que se han ido, los que vendrán).

Un mismo cielo…,
las rejas de este porche,
tras este los árboles,
tras los árboles los cerros
y desde allá… el ocaso.

¿Hacer algo?,
-¡Que no puedo!!!!-
-¡Tú puedes!-
¡Valer dos centavos
para comprar mis sosiegos!

Aprovecho para respirar,
¡este colérico aire me dejan!,
el que desechan los otros.

Cuento una y otra vez las historias,
-las mismas anécdotas-,
con esta mi memoria inventiva
que me acerca más al surrealismo
que a la propia realidad.

Por un tiempo me marcho;
(por unos segundos quizá,
por un siglo…, la muerte
… o venga la eternidad).

Iré a mirarme en mi esfera
¡Los protejo de mi locura!
¿Un premio Nobel me espera?
¿Invención o literatura?

Comentarios3

  • Maria Hodunok.

    Es intenso tu mensaje...lejos estás de ser Inexistente, pués tus letras tienen alma.
    Me gustó mucho como lo escribiste, un poema que vale la pena leer y tener en cuenta.
    Saludos poeta.!!!!!

    • Inexistente

      Bueno, es solo uno de esos momentos que te hace pensar. Tus palabras son atentas. Feliz estancia.

    • yunque

      me recordaste una cancion , cuando nadie me ve puedo ser y no ser cuando nadie me no me limita la piel , grande tu inspiracion amigo y buen poeta, siempre un placer , un abrazo

      • Inexistente

        “Ser o no ser, ésa es la cuestión” ..... Hamlet de Shakespeare. La lucha entre la vida y la muerte.... (disyuntiva entre existir y no existir; entre hacer y no hacer) dejar de pensar para actuar.

        Gracias por leer y pensar sobre estas letras.

      • Dulce

        Contar historias, inventarlas, escribirlas o recordar...no hace diferencia si cuando alguien te lee, desear saber más,el Nobel te espera, abrazo existente

        • Inexistente

          !Un Nobel!...Lucubrar puede ser válido, pero tú me sigues en tal demencia... Mi ingente abrazo.

          • Dulce

            Y con gusto, los grandes genios estaban re cuerdos jajajaja



          Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.