Mina Molina

Me enamoré


De esa mirada tierna,
de esa voz suave,
de las locuras silvestres,
de la pasión indomable,
me enamoré...


Ajeno a un sentimiento
hilarante y bobo
pierdo todas mis facultades
como monstruo de la soledad,
mi gélido corazón
hoy genera calor
en su propio fango,
una felicidad absurda
dibuja sonrisas sobre
mi resquebrajado rostro,
como un virus letal
recorre su poder
por los fluidos tristes
y endurecidos de mis venas;
la oportunidad
de volver a verte
y esa curiosidad mal sana
de tocarte, infectó
mi espíritu amorfo.
Tu brisa sádica
trae hermosos espectros
de otros avernos
para que acaricien
mi alma corroída
por la maldad,
los ecos repetitivos
de mi nombre
saliendo de tus labios
son besos asesinos
que destruyen
mi fantasía
de ente maléfico,
atrapado ya
en el interior
de tu pequeño
corazón de diamante
y me voy encarnando
para dejar de ser
sueño indiferente
en tus deseos
y en mi vida.
Wellington - Rigortmortiz


mmm golosa soy de tus pasiones
que anhelan mi quebrantado corazón
no eres solo tú y tu plagiada vida
sino todo lo que te envuelve,
me inspira.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.