J.C.R

Rima 35

Empecé con la droga para asentar.

La maría sin más, y la coca me calmó.

Pero tus besos fueron mi mono en realidad.

La abstinencia se me calmó al verte otra vez en verdad.

Comentarios1

  • Alexandra L.

    Interesante, magia tiene el beso, el beso enamorado. Placer de lectura.

    Un saludo, feliz dia, Alex.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.