Raul Gonzaga

Dulce Tierra Prometida

 

¡Ay mujer como lastimas
con tu belleza de diosa,
con tu silueta preciosa
y la forma en que caminas!

Cuando veo que me miras,
Con mirada esplendorosa,
Te asemejas a una rosa
Que jamás esconde espinas;

Eres tan bella y coqueta,
Y por tantos perseguida,
Como esa luz que despierta,

Como un hálito de vida;
Esa esplendorosa entrega:
Dulce tierra prometida…

Comentarios1

  • Raul Gonzaga

    Cuando te miro, aunque no quiera suspiro y quisiera alcanzarte para poder entregarte este corazón, que ya no es mío; porque tú me lo robaste, y sin piedad me dejaste, en este eterno delirio...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.