Leandro Rodríguez Linárez

Intitulado CCCLXXVII

¡No me llamen!

Que aun estando no estoy,

Probablemente, cuando no me encuentre es cuando más estoy.

¡No mencionen mi nombre!

Lo más seguro es que no conteste,

O probablemente lo haga cuando ya no esté.

Así, me encuentro y no me encuentro,

Atiendo y no atiendo,

Mis deberes existenciales se han ido como sombras desertoras,

Han dejado de ser deberes,

Son abecedarios fijos en otro nombre.

Han dejado de ser existenciales,

Ni el cautiverio de la muerte puede hacer que lo impalpable obedezca.

Cuando llegues por todas las puertas volveré existir,

Probablemente, aun cuando ya no exista…

 

LRL

24-3-2017



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.