donrevis

ROMANCE DE LAS TRES PRINCESAS (Reeditado)

ROMANCE DE LAS TRES PRINCESAS

En un lejano país,

En el año mil trescientos,

Fueron acontecimientos

Lo que les relato aquí.

 

Gobernaba la nación

Un, muy anciano monarca,

Que se llamaba Ali-Karka

Con fama de bonachón.

 

Y tenía este buen rey

Tres hijas como tres soles:

La Adelaida, la Sonsoles

Y la menor Salomé.

 

Las tres eran refulgentes,

Por añadido, doncellas

Pero, a pesar de ser bellas,

No tuvieron pretendientes.

 

Y, viéndose tan mayor

Sin un príncipe heredero,

Caía en el desespero

El mencionado Señor.

 

Y. estando muy preocupado

Por morir sin descendencia,

Tuvo un día la ocurrencia

De subirse en un estrado

 

Y anunciar a todo el mundo,

Muy al gusto de la moda,

Que habría una magna boda

Con el joven Segismundo.

 

Llamóle pues a la corte

Y le dijo que escogiera,

Que, a aquella a la que eligiera

Como princesa consorte,

 

Un palacio dotaría

Y un buen montón de dinero,

Nombrándole su heredero

Si un hijo varón tenían.

 

Era el joven susodicho

Hombre de ganada fama

De conquistar a las damas 

Con sus bromas y sus dichos.

 

También le hacía la gente

Dueño de grandes caudales

Mas, para colmo de males,

Era más bien indigente.

 

Y viendo en la coyuntura

Ocasión más que propicia 

de salir de la inmundicia

Y mejorar su ventura,

 

Al saber, la buena nueva,

Puso como condición

Dar sólo su bendición,

A quien pasase tres pruebas.

 

La primera consistía

En hacer un buen asado

Que,`por bien condimentado,

Duraría quince días.

 

Y cocinaron las tres

Sendos patos en el horno,

Con patatas por adorno

Y con verduras también.

 

Y así estuvo medio y mes

Comiendo pato a diario,

Con un vino extraordinario

Y con algún entremés.

 

Y, mientras duró la prueba,

A Adelaida cameló

Con sus chanzas de bufón

Y ya, dejó de ser nueva.

 

La segunda consistía

En confeccionar un traje

Digno de su alto linaje,

En menos de treinta días.

 

Y las tres se lo cosieron

En aquel plazo fijado

Y, le dejaron pasmado

Con los trajes que le hicieron.

 

Y, mientras ellas cosían,

Él se trabajó a Sonsoles,

Sacándole los colores

Con las cosas que decía.

 

Sonsoles cayó en sus redes

Con aquel predicamento,

Y luego, en sus aposentos,

Disfrutó de sus placeres.

 

Fué después su petición,

Contar en treinta y tres días,

Al son de una melodía,

Un cuento de su invención.

 

Y así, el ladino doncel,

Disfrutó de cien veladas

Con sus tres enamoradas

En su cama con dosel.

 

Pero no le resultó

Su trampa con Salomé,

Ya que no yació con él,

Nunca se lo permitió.

 

Segismundo, enamorado

De la tercera princesa,

Decidió hacerla su presa

Por medio del resultado.

 

Y así, nombró ganadora

De las pruebas realizadas

A Salomé, la agraciada

Con su tan ansiada boda.

 

Segismundo se casó

Con toda pompa y boato

Y, el monarca mentecato

De nada se percató.

 

Y a su palacio a vivir

Marcharon los dos esposos,

Disfrutando venturosos

De su riqueza sin fín.

 

Pero, héte aquí, que el buen rey,

Al cabo de algunos meses,

Amoscóse porque viese

Las barrigas de su grey.

 

Y tornóse furibundo

Cuando las supo preñadas,

Sin saber de las andadas

Del ladino Segismundo.

 

Mas,un día, pensador,

Llegóse a la conclusión,

De saber que aquel bribón.

Era el truhán preñador.

 

Y un mensajero mandó,

Con fingida cortesía,

Para que acudiera un día

A aquella regia mansión.

 

Acudieron los amantes

Al cabo de una semana

Y vieron las tres hermanas

Que todas eran gestantes.

 

Pues, también la Salomé

Ostentaba preñadía,

Tal era la puntería

De aquel ladino doncel.

 

Dicen que el rey bondadoso

A Segismundo capó,

Así. su honra vengó

Y fue misericordioso.

 

Y después le desterró,

Obligando a Salomé

A quedarse allí con él.

Y tan feliz se quedó.

 

Y cuentan que Segismundo

Va de tascucio en tascucio

Desarrapado, muy sucio,

Y pidiendo a todo el mundo.

.................................................

Si casaron las infantas

No se cuenta en este cuento,

Pero si que, muy contento,

Vivió su vida el monarca.

 

Y es que consiguió Ali-Karka,

De un plumazo y a la vez

Un heredero no .......... tres.

 

Marzo de 2016

Jose Cruz Sainz Alvarez

Comentarios2

  • itxaso

    Muy bien contado y sobre todo muy divertido
    Un abrazo en esta, de momento, soleada tarde

    • donrevis

      Muchas gracias paisana.

      Un saludo

    • Maria Hodunok.

      Buenísimo, poeta.
      Imaginación y buen ritmo en tus versos.
      Gracias por hacernos pasar un rato agradable con el mejor humor.

      Saludos sinceros.,!!!!

      • donrevis

        Muchas gracias María.

        Un abrazo



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.