ErnestoGalindez

Me encantas.

Me encantas, es mas que evidente
Susurran mis poros lo que se esconde mi mente
el presente, deseando fuese futuro
Donde tu y yo le demos un saludo al tiempo
aquel que mirando detrás fué el que nos mantuvo despiertos
para el encuentro que hizo posible la aventura
en donde la locura, pudo lo que no la cordura.

Es imprudente, casi indecente
suspirar tus pupilas cuando éstas miran fijamente
y al oído me susurras y me dices despacio
soy tuya porque mis pensamientos te pertenecen.

Como no creerse dueño de todo, si hasta el trabajo se hace ameno
cuando escucho tus pensamientos venir entre las nubes
con una canción que sopla mis manos me encuentro inconscientemente
con que estoy atado a tus mejillas ardientes

incandescente luces de neón, alumbran las avenidas del ser en mi interior
cuando calculas la velocidad promedio
del latir de mi corazón, este va a todo terreno.

Y llevo como destino favorito
recorrer los colores que yacen en tu infinito
desplazarme por tus centímetros
y conocer el agua bendita que ocultan tus instintos.

Deseo por esta vida, la que pasó y la que vendrá
ser dueño de lo mas grande que se ha visto en la humanidad;
la mirada de una musa cuando en ella transmite la sinceridad de un amar.

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Cuando la pluma escribe la verdad que brota del alma de la poesía, los poetas admiran tus hermosas estrofas, estimado Ernesto
    Un placer su lectura...
    Saludos de amistad...
    El Hombre de la Rosa



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.