Alegria libertad

Cuando madures, búscanos en los columpios

Tengo ya: seis manos y otro cantar.

Tres corazones, un palpitar.

Tengo risas, llantos, paciencias y un silbar, 

que yo no aprendí, y me enseñará.

Una guitarra, al dios RA, 

y mucho más de lo que pude desear.

La maleta lista,  sin penar,

y sin pesar.

No llevo nada que me pueda lastrar.

 

Manos de viento, pelo de lluvia, 

risa de vida, llanto de lucha.

Las alas listas, las canas limpias,

mi yo entero, mi tú....disperso,

....y mi camino, terminándose de limpiar.

 

Algún recuerdo .....de esos, mejor no hablar.

 

Siendo indecisa, te tuve bien claro, 

hasta que me oscureciste

 

Tengo:

-cuadernos rotos,

-esperas largas,

-poemas vendidos, y repartidos

-palabras mías y de las demás, 

-mentiras tristes,

-espejos dobles,

-muros de piedra,

-hombres de teta,

-casas de lana,

-bici picada

para recordar.

No vaya a ser, que se vuelva a dar.

 

Obviando eso, y algún cantar,

estamos listos, para comenzar.

 

Tengo ya: seis piececitos , tres amorzotes,

mi yo completo dispuesta a andar,

como si nada,

como si nadie,

como si nunca.

 

Cuando madures búscanos en los columpios.

 

Post data: 

Regalo piedra de tropezar.

Usada tres o cuatro veces.

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.