JcLoboRamirez

EL Y ELLA


AVISO DE AUSENCIA DE JcLoboRamirez
" ESTUVE EN TU VIDA SIENDO DIFERENTE "

El y Ella
El un hombre que galopa sobre el destino
Ella la paz y la tranquilidad que el necesita
El bronco en sus decisiones
Ella quien balancea su vida
El ama la libertad
Ella quiere perderla junto a el
El adora verla cuando sus ojos se iluminan
Ella adora verlo de manera casual
El de corazón solitario
Ella la mitad que le falta
El un hombre incompleto
Ella la mitad que le falta
JcLoboRamirez


El y Ella
Ella, desea su corazón,
El, quiere su alma,
Ella, vuela alto entre sus alas,
El, con sus alas abraza y da calor,
Ella, en su máxima grandeza lo besa,
El, en su mínima inmensidad la acepta,
Ella, en su gran sabiduría lo presiente,
El, hace futuro,
y entre los dos se aman y se aman juntos...
Zoraya (Emy5)


Lejos de su tierra
se marchó a luchar
por defender
un torpe ideal,
el temor
carcome la piel
y hiela al corazón,
mas el alma coherente
peleara por defender
la vida de su amada,
y de todo lo que el ama,
la esperanza
de volverla a ver
y abrazarla de nuevo
como la última vez;
abriga su sangre
el espíritu,
el cuerpo y la mente
se cobijan de valor,
separado está el niño
del hombre
que con cabeza fría
decide enfrentar
a la muerte, en el alma
está presente su amor
y el rostro de ella,
quien como la guerra
libera una furia pasional,
ella está ahí!,
acompañándolo mientras
los estruendosos
sonidos de cañones
sacuden su cuerpo
y arcabuces
flagelan sus oídos,
a veces la piel,
el rechinar chocante
de las espadas,
el relinchar de los caballos,
los gritos desesperados
desgarradores y de euforia,
el incesante contoneo
del mar, el lacerante
crujir de la tierra,
la sangre derramada
y su olor, el dolor,
la pasión, el amor;
en la memoria
el recuerdo de la despedida
tan gloriosa como la llegada
con el triunfo,
ahí está ella, despidiéndolo
arrojándole desde su balcón
pétalos de flores,
gritando su nombre
al mismo tiempo que lo bendice,
ahí está ella, despidiéndolo
con un abrazo fuerte y profundo,
besándolo desaforada
y discretamente,
ahí está ella,
en cada grito de batalla
cuando esta comienza y termina,
así él se mantiene vivo
por ella,
así lucha y pelea
por ella,
al final de la tempestad
los campos de batalla
se enriquecen con la sangre
de los héroes,
así como el bien y el mal,
la vida y la muerte,
así está presente en la existencia
la victoria y la derrota,
así llega el a su hogar,
a su tierra,
a abrasarla y besarla, a ella,
como si fuera la última vez
y así también ella lo recibe,
abrasándolo, besándolo,
amándolo, curando sus heridas
o quizás extrañándolo,
rezándole, orando fervorosamente
como cuando el existía;
ahí está el aún vivo
entregándole su espada
y su escudo
jurándole jamás volver a pelear,
jurándole luchar y defenderla
con el arma más poderosa y letal
de su alma y su amor,
su don de amar,
…ahí está ella frente al altar
de la llama eterna
esperándolo para fusionar
fuego y agua,
para juntos desvanecerse
y ser parte de los elementos.
Wellington - Rigortmortiz



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.