hugo3654

sin reloj

El tiempo se detiene muy pocas veces en esta casa

Y a mí justa mirada, la naturaleza me da un nirvana

Aquel murciélago cruzando no tan alto merodea la luna

Y en sus traslucidas alas

Húmedas después de tanta lluvia

Me deja ver una luna con roció.

 

Insuficiente es el acto de mi cuerpo

 Que ante los ojos de Dios es solo una cárcel

Que se pudre  

Con alcohol y abasto tabaco

 

Chirria aquel animal ciego

Que entre miedos y más claro se  vuelve el cielo

Y a vuelo en sus alas parpadeantes

 Siendo atrapado

 

Me dejo caer

¡Mi alma sacude estos huesos!

Por estos versos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.