Tania CasFer

Para ganar a veces hay que perder

Las decepciones con uno mismo también cansan,

agotan,

destruyen las esperanzas de salir a flote

una vez más,

la suerte no existe

y el miedo a fracasar de nuevo

vive en las entrañas de quien volaba y se ha quemado las alas intentando alcanzar sus metas.
Todos los días se baña en agua salada del mar de sus ojos

y naufraga en cada suspiro de derrota

que se le escapa entre unas manos 

que rozaron la victoria.

Tuvo un choque frontal

y su ilusión acabó inmersa en un coma profundo.
El túnel parecía hacerse cada vez más estrecho

y más oscuro,

pero el esfuerzo

y las ganas de vivir

de quien transportaba la ilusión

hizo que la luz del sol

le penetrara dentro,

consiguiendo ver la salida de aquel túnel

que parecía infinito.

Los pedazos que resultaron al romper aquel muro que le impedía ver la salida, le sirvieron para ir construyendo su propio camino hacia sus sueños.
No te limites a soñar,

vive,

lucha porque eso que sueñas sea tu presente.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.