Ludvaldo

SONETILLO A CUPIDO

Dios niño bárbaro y ciego

que con las flechas que sacas

de tu carcaj nos atacas

a los mortales por juego,

 

devuélveme ya el sosiego,

que con tantos toma y dacas

de mi amada, de las vacas

a envidiar la abulia llego.

 

Extrae la dorada vira

que en el pecho me clavaste

o pon a Fili en tu mira

 

y otra flecha igual le tira,

o conmigo dará al traste

entre oro y plomo el contraste.

 

Osvaldo de Luis

Comentarios2

  • Fantasma Enamorado

    Lenguaje tan perfecto!
    Bravo poeta!

    • Ludvaldo

      Muchas gracias. Un saludo.

    • Ross4

      Que bien construyes los sonetos, ├ęste qued├│ espectacular!

      Bye,
      Ross

      • Ludvaldo

        Eres muy amable. Muchas gracias y un saludo.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.