Mallez

Amiga inspiración

Y hace unos días que se marchaba
como un suspiro la inspiración mía.
Quedé vacilante como quien al alba
espera que se haga la luz del día.

Y temí. Me sentí triste en la zozobra
que causa la ausencia, la distancia,
y la incertidumbre de hallarme a la sombra
de tu olvido o de tu indiferencia.

Vuelve. Vuelve siempre a inspirarme.
Que seas quien convierta mi silencio
en un pensamiento nuevo cada día.

No te alejes. Ven. Acompáñame.
Sé mi cómplice y en contubernio
hagamos una estrofa, hagamos poesía.

 

Comentarios1

  • Mallez

    Así parece ser. Pero cuando llega es bienvenida y muy oportuna.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.