Wellington Rigortmortiz

* Bajo la Maldición de Poe (la maldición del poeta / Tributo a Edgar A. Poe)

Mi corazón delator,

con delirante inspiración

predijo en todos

sus poéticos escritos

mi destino, el mismo

tan triste e incierto;

el lenguaje

subliminal de mi alma

fue el creador

de su propio Némesis,

cada poema escrito

fue y es aun

la predicción cruel

de mi vida,

con temor doy lectura

al sinfín de frases

y epítetos

que me van contando

todo cuanto a futuro viviré.

 

Esta maldición

le ha dado vida

al Némesis de mi alma

que similar a una sombra

oculta en su tétrico misterio,

me acosa a perpetuidad

asesinando despiadadamente

todo aquello

que me da felicidad,

esta maldición

producto de la inspiración,

es inimaginable,

indescriptible, me desuella vivo

en los sentimientos;

bajo la maldición de Poe,

asumo mi condición

de víctima y asesino a la vez,

mi poesía esta maldita,

de profundo terror

me estremezco al leerlas,

de extremo dolor

me lleno al vivirlas

en carne y alma propia.

 

Muero y resucito

en cada verso,

ángel y demonio son;

dejando la vulgaridad

en manos de los ignorantes,

abandono el vil mundanismo

de una ciudad sucia

e indiferente a la realidad

la cual disfraza

tras todas sus mascaras;

mis poesías están malditas

para mi y para todo

quien las lee,

imposible me es

acorralar a mi sombra,

a este Némesis despiadado

que asesina

todo cuanto en la vida

me da felicidad,

cada vez que lo enfrento

al final de toda poesía leída,

agonizante termino sentado

en la banca de un oscuro parque,

exhalando el último aliento de vida

encomendando

mi triste alma al creador…

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.