Yojanna Victoria Agudelo Hurtado

Dímelo aun que me duela

Dímelo  aun que me duela,  para que mi alma escampe de la angustia, para rozar mis labios con las lágrimas y levantarme de tan profundo sueño,

Dímelo aun que me duela, que sientes calor bajo la sombra de otra higuera, donde mis brazos no se asemejan y las tinieblas no te  silencian,

Dímelo aun que me duela, que  nunca me amaste, yo ciertamente  lo supiera, ya el vacío estaba aún que muriera

Dímelo aun que me duela, que aunque no me lo dijeras tu desdén ya estaba escrito y tu mentira mi delito, dímelo suave al oído por que se opaca y vive una flor en el recinto de mi suspiro

Dímelo aun que me duela. Que entre secretos Dios me libera, no es la verdad lo que atormenta? ¿No es tu silencio lo que me eleva?  Lloro en silencio tu ausencia  aunque de cierta esta la vida por delante  sin ti en mi camino latente en mi memoria.

21 de marzo del 2017

Yojanna Agudelo 

Comentarios5



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.