Juguete Rabioso

Impases de un encanto (filos de una tentación)

Silueta de bordes sinuosos, filosa su lengua al hablar; (ni hablar al besar).

No tiene igual, en su arte de encarnar ficciones,
Guarra y brava su locura, no la compran las canciones, ni joyas ni bombones
No la pueden primerear, ni de guapa ni de loca
Su carisma se sienta con vos a charlar; el oído te empieza a endulzar y te seduce a comer vidrio de su boca.

Fabula un disfraz de mujer fatal, con labios al rouge y mentiras piadosas,
Se cuida de la tibia niña que fue y de los encantos, con una frialdad engañosa
Maquilla sueños rotos con príncipes azules, buscando indecencias que den cuerda a su voracidad nocturna:
Se escapa así de preguntas insomnes que la acosan.

Revolotea como una mariposa,
Despechada y caprichosa, coquetea de flor en flor,
cada tanto se posa, dulce golosina rabiosa, esconde un as bajo la manga para jugar al amor.

La premian por "Miss Chamuyo": ríe y bebe con vos, te deja creer que su amor es tuyo.
Pero rufián, muchos hacen cola por oírla mentir,
Matan y mueren por hacerla reír.

Una vez, me confesó que no muchos conocen su camarín,
Me mira de reojo, sonríe, se abusa.
Pero este mal perdedor, en silencio baraja una excusa:
Aunque tentado, no desestima el veneno en sus palabras, que con astucia narcótica esconde bajo el perfume de su piel,
Mostrando las cartas juega la musa,
Al juego, siempre fiel.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.