Ludvaldo

¬°ESCUCHAD ATENTOS! (SONETO)

El vástago de Venus más amado

es un maldito niño vil e impío

que el antes venturoso pecho mío

deshecho en mil pedazos ha dejado.

 

El rostro primoroso, sonrosado,

gentil y angelical de dicho crío

es máscara de un monstruo astuto y frío

que a innúmeros incautos ha cazado.

 

De una de sus presas los consejos

atentos escuchad: manteneos lejos

de tan peligrosísima alimaña

 

que a púberes, a jóvenes y a viejos

con su semblante celestial engaña

y así evitad de Amor la inmensa saña. 

 

Osvaldo de Luis

 

Comentarios1

  • Alek Hine

    He de procurar seguir tu consejo (por un rato, ja, ja, ja). Grato leerte, Osvaldo. Saludos.

    • Ludvaldo

      Gracias, Maestro. Un saludo.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.