Glomo

Cruda realidad

            Hay días en que el poema no sale, 

            es un parto con cesárea, una arcada. 

            La sensibilidad no ha remitido,

            y sin embargo, 

            hay demasiado esfuerzo.

            El vuelco sensorial no está hacia dentro, 

            por más que cierres los ojos, apagues la tv, 

            cierres el libro y respires hondamente. 

            No duele la eternidad ni la falta de ella, 

            el amor está suficientemente atendido, 

            las dudas no son facturas y la enfermedad 

            a la familia no ha sucumbido en tinieblas. 

            La poesía ya no es parte de uno, es de todos, 

            y no me refiero al cosmos. 

            La poesía, así, se convierte en un arma de

            guerra, no un instrumento político, es una

            decisión nunca más postergada, un derecho, 

            el levantamiento. Ya no se escriben los versos

            sentado, ya no se piensa, se actúa, y no hay 

            poesía más sublime que la que transforma 

            esa realidad que duele, esa realidad que cansa. 

           No es cuestión de tener la razón, es tener 

           corazón, no es cuestión de política, es ética

           práctica, solidaridad, ecuanimidad, esa balanza 

           destrozada por algunos que luego son otros y

          al final, acabas siendo tú, por mucha poesía 

          que leas o escribas. Así que ten cuidado con 

          tu arma, sea dura o sea blanda. 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.