EDUARDO FAUCHEUX

TUS CINCO MINUTOS DE FAMA



Cada uno observa y opina desde su egoísta punto de vista.
Cada uno considera que es dueño de la tierra que pisa,
pero, cada personal posición es solo un ítem en la lista...
¡y nadie tiene razón, excepto cuando la Naturaleza avisa!

En pacientes silencios en individuales soledades, se avecinan sorpresivas y repentinas urgencias... ¡¿Qué le pueden importar a las estrellas las catástrofes y tormentas, las situaciones más feas o más bellas, que ocurren en esta insignificante mota de polvo o en la pequeñez de cada uno de nuestros diminutos universos?!

 

Eduardo Faucheux
22-01-2017

 

 TUS CINCO MINUTOS DE FAMA

 

¿Cuánto es lo que quieres trascender?

¿Cuán grande te crees que eres?

Si lo que pretendes enseñar, todavía lo debes aprender,

¿no sería ya tiempo de que hagas todos tus deberes?

***

Si lo que vienes a este mundo a buscar

son tan solo tus miserables cinco minutos de fama,

imagínate lo insignificante que eres al pregonar

que llevas en alto una triunfante antorcha, pronta a apagar su flama.

***

Al final, cuando tu éxito pasajero haya pasado

y a tus laureles se los coma la polilla del olvido,

solamente recordarás en tu memoria tus lauros oxidados

y, algunos, en vano intentarán recordar en el tiempo transcurrido.

***

Así que nadie será dueño de nada...

y a quien intente apropiarse del mundo,

le sobrevendrá la Muerte con su fatal jugada,

y él será solo el dueño ¡de sus gusanos inmundos!

***

Y ahí abajo, se cocinarán a fuego lento las pasiones

en sus espesos caldos de sucias o sinceras emociones;

los actos heroicos obtendrán sus cinco minutos de fama,

para luego transformarse en lejanos olvidos misteriosos

y la cruel Violencia convivirá con la Bondad que ama

y los momentos quedos, con los tiempos presurosos.

***

Entonces, esta mota de polvo en el espacio insondable

que somos -mal que le pese a tu ego de humano fracasado-,

cualquier logro que hayamos creado, se convierten en un olvido insoportable

y pasan a ser tus cinco minutos de fama ¡tan solo una historia olvidada en el pasado!

***

Nada eres, nada soy, nada somos, mientras nos imaginemos importantes,

cuando, en realidad, lo importante es haber nuestro espíritu trascendido,

despreciando toda aquella estúpida fama que vamos buscando, anhelantes,

considerando que cinco minutos no son nada, en la humana historia de un ser vivo.

***

COROLARIO:

No vengas a alardear con tus logros conquistados...

prefiero que me cuentes cómo deambulas en tu vida;

cómo sientes que tu alma se acomoda a tu ánimo "bien humorado"

y cómo te alegras de VIVIR, pese a los dramas o a la cercanía de la Partida.

***

Hay un solo campeón en el podio que se lleva el oro y la fama y la historia;

todos los demás, con sus denodados esfuerzos y con sus fantasiosos ideales,

se pierden entre las lágrimas de la derrota y en la nebulosa pérdida de la memoria...

¡es el cruel resultado de vivir solo alimentado con raquíticos egos fantasmales!

***

Y te darás cuenta que tus cinco minutos de fama no son nada;

que es más importante conocer tu interior para crecer como se debe;

pues esa fama se va y se olvida, mientras lo que Creces es tu medalla dorada,

que dura para siempre y es el logro supremo que en tus existencias te conmueve.

***

 

Eduardo Faucheux

20-03-2017

 

 

Comentarios1

  • Melba Reyes A.

    Valiosa reflexión, Eduardo. Saludos.

    • EDUARDO FAUCHEUX

      Gracias, Melba. Saludos argentinos para vos.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.