Inexistente

De la frente alzada.

En la frente bajo la mano alzada
álgida la ola de la sacra sangre,
dispuesta en boca y copa enajenada,
oda en mano, palabra entre dos labios,
dictada es, es púrpura, abecedario
(perduro, del mundo que en la hiel se agita),
germen del bien y así de ave bendita.
Las criaturas del mar desde su fondo,
palmas, cristales, hojas que se añican
la plegaria a cuesta, desde el pecho hondo;
misma sobre la fuente; la cruz muerta.

Inocentes chasquidos de los dedos,
que reflota, en su cielo, al alma fría
y embarrota en creciente la elegía,
gentiles pasmos y en los labios quedos.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.