Joselin Guzman

Ocasiones

(Reclamo hacía la vida)

 

A veces me pregunto que hice para recibir tanto sufrimiento. Me pregunto si sembré mal o estoy pagando algo que no hice. Pienso porque estoy ahí para muchos, mas cuando estoy mal nadie lo sabe. He tenido que secarme las lágrimas y tragarme mis palabras, amando en secreto o dejando de amar, en fin..

Considero que en algún punto soy mas pendeja de porque me permito que muchos me señalen y me pisoteen mas ninguno me ayude a levantarme. He dejado que opinen de algo que no saben, de lo que pocos conocen y en verdad me harta saber que es difícil decir no.

Pero en el fondo cuando nadie me ve, descubro que sus palabras valen una nada y que no importa cuanto digan pues soy yo. Y aunque sigan hablando lo único que hacen es hablar al aire, pues en algún punto ya no me importan.

Peco de ser enamorada, de ser poeta, de amar el dolor y odiar el amor. Pues buscando el segundo encuentro al primero. Busco en puertas cerradas, corazones vacíos, y un sinfín de lugares donde todo es inóspito, donde todo es absurdo, donde todo es peculiar.Y peculiar es lo que me atrae hacia la perdición en alguien que solo me termina robando la vida y el oxígeno.  

Con el tiempo nadie me conoce, ni siquiera quien dijo estar ahí desde que existo. MI vida es un hoyo en el universo. Un chiste mal contado, una historia de dolor. Y por donde la vean eso y mas podrán dar fé. Para mí no hay mas placer que ser parte de una historia única, sin fin, llena de muchos bajos que al final buscan enaltecerme y hacerme mas fuerte de lo que aparentemente me veo.

Entre el viaje dejo lecciones, dejo amigos... de esos que ayer eran hermanos y hoy son ewxtraños. Dejo amores que me enseñaron mas me apuñalaron en el proceso. Deje mi corazón en algún lugar que ni yo se cual es. Deje mis creencias que me ataban a un estereótipo de persona que no quiero ser. Deje mis complejos que me impedían crecer, deje mis miedos que me robaban la paz.

Y crecí, deje de esperar por ser la princesa, deje de creer en el princípe, deje de soñar con la familia feliz. Fui mas realista, mas fría, mas terca, mas yo. Y me libere pues nadie podía decir que debía hacer y quien debía ser. Deje de complacer a todos y de ver por todos. Y fui una mas, y fui una menos.

Ahora soy todo lo que no quieren, la verdad que les duele. Y descubrí cuan hermoso es vivir sin tener que cumplir con reglas de humanos imperfectos, deje ir como van los demás cambiando mi ritmo, yendo con mis pausas y mis aceleraciones. Y ya no fuí la misma. Ya no creí en nadie y creí en en todos. Ya no me cegó la idea del amor ni la fantasía de que hay alguien en algún rincón esperando por mí.

Volví a sonreír pero fue por mis destrezas y por mis torpezas, deje de llorar por ti y me preocupe por mi y eso fue lo mejor que hice en la vida. Pues te mate para vivir y viví para conocer, para crecer, para amar. Pero a mi modo a mi ritmo. 

Hoy te deje y fui yo. Siempre mía y ya no tuya.

-Joselin-

 

 

 

 

Comentarios3

  • ARGON

    Bravisimo poema gractas por tus letras.
    Argon

  • Joselin Guzman

    hola, mil gracias por tu opiniĆ³n. Un saludo

  • Joselin Guzman

    awwwsss... gracias saludos Eduh

    • Joselin Guzman

      jajajaja.. gracias Eduh, un saludo.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.