estrella_del_sur

Canto a primavera

La bóveda arbolada

acaricia el firmamento

con su canto, su lamento

de ramas consternadas;

 

pues su vestido de hojas

ya verde, almibarado,

pronto habrá, deshojado,

de guardarse en lisonjas.

 

¡Quién pudiera ser árbol!

pues aunque triste reluzca,

su susurro aún evoca

elegancia de mármol;

 

y a cada alba le espera

una luz más radiante,

tañendo, cada instante,

su canto a primavera.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.