Eco del Sur

Yo vi a esa mujer... (entre los médanos y el mar)

Yo vi a esa mujer,
Caían las estrellas a sus pies
Pero había lágrimas en su vientre que no la dejaban ver
Una muñeca de felpa no puede crecer pero tal vez...

 

Yo vi a esa mujer,
Guardaba todos sus gritos en un frasco de miel
Esperando que un día sean dulce placer
Pero se pasaba las noches escribiendo la pared.

 

La vi, caminaba sola sobre los médanos de la costa
Y miraba las olas como quien encara el sexo por primera vez
Insegura y sin furia pero también
Deseosa, adorablemente curiosa.

 

Yo vi a esa mujer,
Llevaba señales en toda su piel
Signos de admiración apuntándome a la sien
Inconscientemente me acerqué y solo sé que balbuceé:
Una muñeca de felpa no puede crecer pero tal vez...

 

Así que yo vi a esa mujer,
La vi en los médanos probando su fe
La vi temblando de espanto ante un mar agitado
Y me acerqué...

 

Yo vi a esa mujer,
¿ Cómo podía dejarla caer ?

 

...

 

A todas las madres que han sufrido el inconsolable dolor de perder un hijo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.