ErnestoGalindez

Tu Luna y Tu

Hoy te escribo mirando a la luna
esa que ha sido tuya en las noches de amargura
así como en las de cariño, las de frió, las de enojo
eres el despertar, el fin de mi mala vibra, mi despojo.

Y es que una diadema de estrellas se deslumbra sobre tu cabeza
demuestras que existen ángeles en la tierra con tu pureza
que destreza, que tus ojos puedan calmar
las tormentas repentinas que se originan en el día a día caminar.

Gracias princesa, por tu sonrisa encantadora
Gracias princesa, por ser la niña que estos ojos adoran.
Gracias princesa, por ser ternura con tanta seriedad.
Gracias, por reclamar tuya mi otra mitad.

Mi almohada se pregunta cuando será la noche
donde mis labios en tu piel hagan derroche
y sin pena alguna, sin control
la luna nos mire mientras hagamos el amor.

La sincronía que existen entre los segundos y el latido de mi corazón
el escuchar como inhalo y exhalo el aliento.
se que sabes medir la tensión
se que de tu estetoscopio conoces el funcionamiento.

De nuevo, gracias a ti y a luna
te recuerdo, es tuya.
así lo declaré y en ella tatué
tu nombre para hacerla tuya y que el mundo lo pueda saber.

Por tu mirar que transporta a otro universo, Princesa, dama,
cuídate que vales mucho
he para ti todo mi respeto.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.