Filipochka

Solo en un segundo

 

Sin usar tus manos, sentí tu caricia

Sin oír tu voz, disfrute tu melodía

Sin mirarte fuiste tan nítida.

 

Mi quieta agua del estanque,

Moviste sus ondas por todos lados

Tus palabras fueron monedas.

 

Me hiciste olvidar el hambre

Ahora el olor a quemado prosigue

De mi olvido en la cocina.

 

Así de bueno es mimarte 

Así de lejos me envía tu amor

Fuera de este planeta,

Sin ti difícil saber quién soy.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.